Negligencias Carlos Haya
Inicio
Presentacion carloshaya.es
Mi Historia
Cuentanos tu caso
Noticias
Contacta con la web

 

 
 
 
 

 

EL COMIENZO.

Todo comenzó cuando entrado el mes de septiembre, concretamente el día 3, mi padre abandona su puesto de trabajo debido al malestar que sentía, con fuertes mareos, fatiga y mucho dolor de cabeza. Con el paso de los días estos síntomas fueron creciendo y lo llevamos a un médico privado que dedujo que podría ser una cefalea y que pidiera cita al neurólogo.

Cuatro días después, en la mañana del día 7, mi padre se levantó a duras penas de la cama para ir al baño, donde se desplomó sobre el inodoro. Mientras mi madre llamaba al 061 yo intente reanimarlo, empezando a volver en sí, momento en el que mi madre y yo lo llevamos a su cama. El 061 tardó aproximadamente unos diez minutos en llegar, realizando un reconocimiento a fondo sin llegar a una conclusión de lo que podía padecer, por lo que determinaron que fuera a Urgencias del Hospital Comarcal Costa de Sol de Marbella.

Tras realizarle varias pruebas en urgencias del hospital marbellí, ordenaron su ingresó al ver algo fuera de lo normal, concretamente una mancha en la parte occipital de la cabeza tras efectuarle un tac. Durante los cuatro días posteriores a su ingreso le realizaron todo tipo de pruebas, llegando a la conclusión de que había sufrido una trombosis, exactamente una "fistula arteriovenosa dural occipital". Con el diagnóstico resuelto, tiene que ser intervenido por lo servicios de neurocirugía, pero al carecer el hospital Costa del Sol de este servicio, se ordena su traslado al Complejo Hospitalario Carlos Haya de Málaga capital. Nuestras primeras sensaciones fueron de una "tensa alegría", ya que se había encontrado la patología, descartando un tumor que fue la idea que a todos nos pasó por la mente, añadiendo que sería tratado en Carlos Haya, un hospital que siempre ha gozado de una fama excelente, sobre todo por su equipo de neurocirujanos.

 

2ª PARTE