Negligencias Carlos Haya
Inicio
Presentacion carloshaya.es
Mi Historia
Cuentanos tu caso
Noticias
Contacta con la web

 

 
 
 
 

 

EMPIEZA LA PESADILLA

El traslado a Carlos Haya se produjo en la mañana del jueves 13 de septiembre, con dos días de retraso porque al parecer Neurocirugía carecía de camas libres. Una vez allí sólo tocaba esperar que los médicos pasaran para dar su opinión sobre los informes realizados desde Marbella y realizar la programación sobre la intervención a mi padre. Algo que relativamente no debía llevar más de 48 horas tras su ingreso y que se convirtió en una odisea incomprensible, ya que sólo debían de realizarle una prueba de contraste, que consistía en algo parecido a un cateter.

Al pasar los días y viendo que la información sobre la prueba no llegaba, mi madre se vio obligada a hablar con enfermeros y médicos ante la dejadez y falta de información, y supongo que para callarle la boca le dijeron "que se quede en ayunas que mañana se le realizará la prueba". Y digo lo de callarle la boca, porque al día siguiente con mi padre en ayunas, pasaban las horas y nadie fue a recogerlo a su habitación para llevarle a realizar la prueba. Al ver que eran casi las dos de la tarde y que estaba en ayunas desde la noche anterior, de nuevo mi madre fue en busca de enfermeros y médicos para una explicación, recibiendo como respuesta lo siguiente. "Su marido no esta en la lista de pacientes para realizarle esa prueba".

Indignante respuesta para cualquier paciente al que dejan en ayunas a la espera de realizarle una prueba para determinar como abordar su situación. Pero no sólo esto es lo peor. Es que la misma putada se la hicieron dos veces más!!!!

Ante esto sólo te queda ponerte por las malas y amedrentar a los servicios médicos con denunciar la situación. Pareció dar efecto y la dichosa prueba por fin se realizó el lunes 24 de septiembre.

Imagínense que para una dichosa prueba te torean durante 11 días de esta manera, 11 días con sus 24 horas cada uno ingresado en un hospital a más de 80 kilómetros de tu casa, con la incertidumbre de saber que pasa realmente con tu caso por tal dejadez, pensando si es que te están ocultando información sobre lo que te ocurre, o simplemente la incompetencia de quiénes tienen tu vida en sus manos no hacen nada por ella. Y encima que la consecuencia de esta situación desemboque en que empiezas a desconfiar hasta de tu familia por si saben más de lo que te quieren contar y te encierras en ti mismo creando un mundo aislado del que te rodea. Todo esto sólo puede conducir a una cosa: UNA PROFUNDA DEPRESIÓN. Hay se inició el principio de un trágico final.


1ª PARTE

3ª PARTE