Negligencias Carlos Haya
Inicio
Presentacion carloshaya.es
Mi Historia
Cuentanos tu caso
Noticias
Contacta con la web

 

 
 
 
 

 

LA GUERRA POR MI CUENTA (II)

El Dr. Miguel Ángel Arraez me recibió muy cordial en su despacho, aunque indicándome que me recibía por los pelos porque se estaba ya marchando a un congreso en la Universidad. Así me gusta a mí, ocupando la mañana en seminarios y polladas en lugar de operar casos graves y prioritarios. Pero bueno...

Antes de nada me quiso matizar dos cosas respecto a mi primera reclamación interpuesta en el hospital. La primera que lo que había que hacerle a mi padre no era ni una operación, ni una intervención quirúrgica ni tan siquiera una intervención. Lo que a mi padre había que hacerle se consideraba un "procedimiento" (a secas). Es decir, mientras mi padre llevaba jodido más de cuarenta días en su hospital sin que nadie le tuviera ningún tipo de consideración, a este doctor lo que más le importaba eran los conceptos erróneos en mi reclamación, omitiendo que yo no soy médico y por tanto, los tecnicismos médicos me quedan grandes, pero al menos redacté de tal forma que se me entendiese.

La segunda cuestión es que el "procedimiento" a realizar a mi padre no dependía de los servicios que dirigía (Neurocirugía) sino que la embolización era responsabilidad y decisión del Jefe de Servicios de Radiología Vascular, el Dr. Jaime López Ojeda, al que había instado mediante un escrito a que un paciente de su planta estaba esperando a ser atendido por sus servicios. Este escrito lo remitió a la oficina del usuario, en el cual responsabilizaba al Dr. López Ojeda del caso de mi padre, invitándome a bajar a la Gestoría del Usuario a leer su escrito en respuesta al mío.

Cuando bajé a la oficina del usuario, el chico que me atendió, Daniel Moreno, me dijo que el Dr. Arraez había remitido tal escrito a petición de la propia oficina del usuario, pero que no me lo podía mostrar porque ese escrito antes tenía que ser valorado por una comisión interna. En otras palabras y según me dijo esta persona que me atendió, este tipo de casos, cuando implica a algún médico que remite un escrito, éste debe ser leído antes por una comisión que si entiende que lo redactado pone en tela de juicio la actuación de los servicios médicos del hospital, debe ser modificado.

Para que nos entendamos mejor, si en verdad el Dr. Arraez responsabiliza del retraso del "procedimiento" al Dr. López Ojeda y de las consecuencias de la dejadez o el criterio para atender a los pacientes, esta comisión se encarga de que un escrito así de comprometedor sea trastocado.


11ª PARTE

13ª PARTE