Negligencias Carlos Haya
Inicio
Presentacion carloshaya.es
Mi Historia
Cuentanos tu caso
Noticias
Contacta con la web

 

 
 
 
 

 

EL MIEDO DE CARLOS HAYA

El miércoles 31 de octubre, desde la U.C.I. y durante el parte médico diario, nos comunican que la embolización a realizar a mi padre se programa para el lunes 5 de noviembre. El problema era tal que los médicos de la U.C.I. desde el primer día que entró allí nos dijeron que la embolización no se podía hacer mientras las infecciones no remitieran y que al menos habría que esperar del orden de 20 a 25 días.

Los propios médicos de la U.C.I. ante nuestra sopresa por querer adelantar la intervención, nos dijeron que se adelantaba porque la familia estaba presionando para ello. O sea, interpretaron que mis reuniones con Montenegro, Arraez, Moreno y la no consumada con López Ojeda era porque pedíamos que operasen de una vez a mi padre.

Es decir, Alonso Valadez permanece en una habitación de Carlos Haya 33 días ingresado esperando a una operación que no llega por una serie de errores. Tal desconcierto provoca en el paciente una profunda depresión y su ingreso en la U.C.I. provocado por infecciones intrahospitalarias, las cuales no se ha traído de su casa metidas en el bolsillo del pantalón, no. Son las que contrajo allí después de permanecer el tiempo que a la dirección del hospital le salió de los huevos. Y cuando voy a pedir explicaciones a los responsables, vuelven a exponer la vida de Alonso Valadez adelantando la operación haciendo caso omiso de las recomendaciones de la U.C.I., porque los muy cobardes se ven contra las cuerdas, sin argumentos ante el desagravio que han provocado, y sólo tienen la triste y falsa excusa de que hay que operar porque la familia lo esta exigiendo. Lo digo muy claramente... HIJOS DE PUTAAAA!!!!

Después de explicarle esto mismo al médico de la U.C.I. que nos transmitió el a la postre "malentendido", nos comunica que desde la propia U.C.I. se plantean dos disyuntivas con sus consecuencias en cuanto a operar ya, o posponerla varios días más. La cuestión es la siguiente. Si se pospone la operación, mi padre corría el riesgo de sufrir un derrame cerebral. Si se adelanta sin que las infecciones hallan remitido en su totalidad, estaría expuesto a que estas se agravaran y no pudiera reaccionar ante las mismas. Finalmente se fija la operación para el jueves 8, ganando tres días más respecto a la evolución de las infecciones.

El viernes 2 de noviembre, interpongo la segunda reclamación administrativa al hospital, desmitiendo que la familia presionase para operar ya y parte de lo dicho anteriormente.


13ª PARTE

15ª PARTE