Negligencias Carlos Haya
Inicio
Presentacion carloshaya.es
Mi Historia
Cuentanos tu caso
Noticias
Contacta con la web

 

 
 
 
 

 

CITA EN LA CONSEJERÍA DE SALUD

Y llegó el 16 de enero. Viajé de Estepona a Sevilla haciendo 230 kilómetros sabiendo que sólo expondría el suceso con todo detalle, y que cuando llegaran las preguntas recibiría la callada por respuesta. Aún con esa convicción me dio igual hacer el viaje, mi única intención era demostrar que mi familia va a pelear contra viento y marea por esclarecer los hechos y hacer justicia.

Tras esperar unos 20 minutos en una sala, me recibía Carlos Moreno junto a otra compañera (cuyo nombre no recuerdo ahora) siendo los asesores del gabinete de la consejera que me atenderían. Entramos en un salón de reuniones y lo dos se sentaron frente a mí. Como calculé hablé y hablé y hablé, hasta terminar de contar todo lo que aquí he expresado. Y cuando llegaron las preguntas... A todas mis inquietudes respondían gesticulando con brazos, hombros y cara. Lo más que pudieron decir es que sentían escalofríos ante mi exposición y que no querían ni imaginar por lo que pasó mi padre y su familia.

Pero a todas mis preguntas se escudaban en que había proceso judicial abierto y que no se podían pronunciar al respecto. La única pregunta que tuvieron valor de contestar con sinceridad fue cuando dije "Sí un juez me diera la razón ante lo ocurrido, ustedes tendrían mucho que contar y mucha mierda que soportar, verdad?". Su respuesta fue clara, "la verdad que si eso ocurre tendremos muchas explicaciones que dar y muchos palos que aguantar".

Cuando salí de la cita, me despedí de Carlos Moreno asegurándole "que iba a estar tocando los cojones todo lo que pudiera" y que tenía entre manos una página web en la que contarlo todo y para que lo cuenten todo acerca de las negligencias que en Carlos Haya suceden. Porque han convertido uno de los mejores hospitales de España, en una pesadilla para sus usuarios. ¿O es qué mi padre fue un caso aislado? Yo creo que no. y que no fue un caso de un millón, sino uno de cada diez.


18ª PARTE

20ª PARTE